Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

Brachythemis leucosticta

Posted by Pele Camacho en 19 marzo, 2010

La Brachythemis leucosticta es una libélula de gran belleza, a la que le gusta el “vuelo bajo”. Hay un gran dimorfismo sexual, que se extiende incluso entre individuos jóvenes y maduros. Éste es un macho maduro, caracterizado por el color oscuro de su abdomen y tórax, así como por las manchas oscuras de las alas, que producen una extraña sensación estroboscópica al verlas volar.

Libélula, según la RAE, viene del latín libellula, que era un diminutivo de libella, a su vez, diminutivo de libra, la clásica balanza de dos platos cuyo nombre y símbolo se conserva en una constelación del zodíaco y como una representación de la Justicia. Parece que el nombre original de libellula se le puso a los bichitos porque ellos, como las balanzas, se mantienen en equilibrio en el aire. Una curiosa y bella asociación de ideas, ejemplo de esa cultura popular que puso nombres a las cosas muchos siglos antes de que la ciencia se preocupara de ponerle a algunos esos modernos nombres latinos, tan complejos y rimbombantes.

Encontré por pura chamba uno de esos sitios donde hay una especie que no has visto en ningún otro lugar y ésta, con sus alas en perfecto equilibrio, como una balanza en reposo, fue una de las poquísimas que conseguí hacer de esta especie sin que tuviese como fondo detalles groseros del suelo, del que raramente levanta un vuelo a más de 30cm.

Las manchas de sus alas parecen hechas con cigarrillos; te hacen parpadear cuando observas su equilibrio en el aire, porque la velocidad de aleteo provoca una extraña sensación que parece multiplicar sus alas. Los vuelos de especies como los abejorros, por ejemplo, quizás por la rapidez de su aleteo, dan una sensación de movimiento continuo, sin “frenadas” intermedias; pero al observar el vuelo de algunas libélulas, como éstas o las Anax, he pensado que esa sensación de alas múltiples pueda ser causada por un aleteo lento o un por movimiento discontinuo de las alas, una sucesión de saltos incrementales que solo con un vídeo de alta velocidad podrían captarse. Sea como sea, observar su vuelo es un espectáculo único pero, conseguir hacerle una foto donde se aprecie esa sensación de alas múltiples, eso es harina de otro costal…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: