Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

Los machos de Trithemis

Posted by Pele Camacho en 8 abril, 2010

La Trithemis annulata es la única especie del género Trithemis con presencia regular en España, si bien las primeras citas de ella se remontan a finales de la década de 1970. Tiene un tamaño mediano, algo menos de 40mm, y parece haber extendido su presencia en la mitad sur de la península y la costa mediterránea. La especie Trithemis kirbyi, con escasas referencias en la península ibérica, se ha observado esporádicamente en el sur, tiene un color más rojo y un tamaño algo menor. Ambas tienen origen en el norte de África y pertenecen a la familia Libellulidae.

Como en muchas otras libélulas, su aspecto varía bastante en función del sexo y la edad. Los machos maduros de esta especie son fácilmente identificables por sus colores que varían desde el rojo vivo de sus ojos y el púrpura metálico del “frons”, o zona frontal delante de los ojos, a los tonos entre púrpura y rojo-violáceo de su tórax y abdomen que, siendo básicamente rojos, varían su coloración con el espesor de su recubrimiento de “pruina”, una capa pulverulenta de color blanquecino-azulado y aspecto mate que suele recubrir el cuerpo de muchas libélulas, dando sensaciones de colores variables según la edad del individuo e incluso el hábitat.
La venación de sus alas es espectacular, sobre todo en los bordes delanteros de las alas, con un color rojo anaranjado que, visto al trasluz, tiene unos tonos cobrizos brillantes de gran belleza.

Otro rasgo identificativo es la coloración anaranjada de la base de las alas posteriores. Un conjunto, en fin, que da a estos individuos una belleza poco corriente o, por lo menos, muy original y distintiva en el mundo de las libélulas. En los machos se puede observar su prominente genitalia secundaria, en los primeros segmentos del abdomen.

En el mundo anglosajón, más que en el latino, se suele asignar a las libélulas una especie de “nick-name”, un nombre asociado a alguna característica del insecto, que en el caso de la Trithemis annulata es “violet-marked Darter”; pero hay “darters” en los peces, en las aves,… o sea, que no hay una relación muy directa a su fisonomía. Como en muchos otros insectos, el nombre científico del genero Trithemis no parece hacer referencia a nada concreto. En cierto modo, si se piensa en los millones de especies que existen en la naturaleza, no es fácil imaginar razones simples para diferenciar a unas especies de otras en el nombre científico que se les pudo asignar y, desde luego, las referencias mitológicas que se usaron en muchos lepidópteros, por ejemplo, tienen más una razón anecdótica que científica.

Aunque “Themis” fuera el nombre de una diosa griega del Orden y la Justicia, K.D.Dijkstra, una autoridad en el tema de las libélulas, afirma en una nota titulada “Derivatio nominis” que el entomólogo Hagen que asignó el sufijo “themis” lo hizo, quizás, de forma equivocada y, por tanto, no pasa de ser una etiqueta muy común, eso sí,  en la taxonomía de las libélulas. En cuanto a los múltiples prefijos que anteceden a los muchos géneros con sufijo “themis” en su taxón, los orígenes obedecen a razones muy variadas y, en bastantes casos, desconocidas.

En cualquier caso, se llamen como se llamen, es un placer observar a las Trithemis, y más aún al contraluz, para ver sus cambios de color y sus vuelos alucinantes.

Estos machos se exhibían por la costa malagueña, donde son relativamente abundantes en zonas con agua estancada, donde les gusta patrullar y disputar con otros su dominio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: