Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

Terrible, pero no siempre…

Posted by Pele Camacho en 8 octubre, 2010

La Orthetrum trinacria tiene fama de ser una criatura voraz y a ello, posiblemente, coopere su aspecto un tanto tétrico, como una daga de espadachín, o incluso de espadachín, envuelto en atuendo negro, cual capitán pirata o pistolero de leyenda, que aguardara escondido a la incauta víctima inocente que pasará  por allí sin haberlo visto.

Coenagrium scitulum, macho, posando impunemente delante de un Orthetrum trinacria macho

Durante un tiempo suficientemente largo, estuve esperando captar  la “tragedia” de un momento a otro, pero no llegó.  El Coenagrium scitulum, con su vuelo suave, hizo unas cuantas poses y espantadas, lo mismo que hizo el Orthetrum trinacria, pero en ningún momento vi una intención agresiva.  Se ignoraron olímpicamente.

Crocothemis erythraea, macho, tranquilo ante la mirada de dudosa intención del Orthetrum trinacria

Hasta el momento en que el hambre apremia, parece haber sitio para todos,  “Tóo er mundo e’ güeno…”  y, hasta rojos y azules, a diferencia de sus imágenes de homasapiens ibéricos,  parecen vivir en armonía.

En la naturaleza  -salvo en la del homosapiens–  rara vez se usan los recursos “porque sí”; porque en la naturaleza existe el “ocio”, pero no el “negocio”, y lo que a vista de homosapiens podría ser considerado como una oportunidad de negocio o un placer gastronómico gratuito, para un depredador natural no pasa de ser un “elemento observable” que solo excita sus feroces instintos si sus necesidades lo requieren para vivir.

Atrevimiento y displicencia

Pero cuando el instinto dice “aquí estoy yo”, ese mundo de paz franciscana se transforma en algo terrible, casi diabólico, donde todo vale y donde la realidad supera a la imaginación.

Predadores y presas: algo natural para la supervivencia y el equilibrio ecológico

El ataque a la presa suele ser rápido y certero, como corresponde a unos maestros del vuelo acrobático, guiados por un sistema de visión sofisticado que les permite cazar al vuelo como si fueran las rapaces de su medio. Una vez que la presa ha caído entre las espinas de sus patas, entra en acción el sistema triturador con la fuerza de sus mandíbulas de Odonato.  Los ojos y la cabeza de la víctima serán lo primero en desaparecer. Impresionante…

Anuncios

3 comentarios to “Terrible, pero no siempre…”

  1. Gloria said

    Interesantísimo y con unas “ilustraciones” que pa qué…
    Gracias, Pele, y enhorabuena.

  2. Magnífico Pele. Siempre comparo a los odonatos entre los insectos con los felinos entre los mamíferos, o a los tiburones en el mundo marino. Cada vez me gustan más, y la culpa de este enganche la tenéis vosotros, los que hace tiempo que disfrutáis de ellos y nos mostráis su impresionante mundo. Hasta la próxima amigo.

  3. Manuel López said

    Hola Pele!
    Te felicito por la página que ayer conocí. Es de diseño simple, lo cual es bueno en mi opinión y de contenido ilustrativo. Especialmente en lo que a odonatos se refiere me ha interesado mucho.
    Me hubiera gustado ir a la quedada de Málaga pero se me complicó ese sábado y no pude ir con Blas y Paco.

    Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: