Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

Veneno en la piel

Posted by Pele Camacho en 31 marzo, 2011

“Dicen que tienes veneno en la piel
y es que estás hecha de plástico fino.
Dicen que tienes un tacto divino
y quien te toca se queda con él… “

Así empezaba “Veneno en la piel”,  “top-hit” en los 90 de Radio Futura, uno de los grupos rompedores de aquellos tiempos, como la canción que puedes escuchar si haces “click” aquí →“Veneno en la piel”

Uno de los venenos más tóxicos es el ácido cianhídrico o ácido prúsico, el cianuro de hidrógeno de fórmula HCN que algunos homosapiens usan en las cámaras de gas; pero no hay que irse tan lejos para olerlo peligrosamente, pues se huele moderadamente en las almendras amargas, por ejemplo, donde está presente.  Y también en las Zygaenas que, aunque no sé si huelen, gracias a un metabolismo sui generis tienen en su cuerpo ese ácido prúsico que tomó nombre de un tinte llamado “azul Prusia” o “Blau Berlin”, porque allí se descubrió, casualmente, mientras se buscaban otros colores, como se descubrió América mientras se buscaban otras tierras. También fue casual el hallazgo del cianuro en las Zygaenas, cuando algunos entomólogos intentaron gasear a unas cuantas para llevar a cabo sus estudios, pero al tener las Zygaenas el producto como propio, se quedaron tan panchas y los entomólogos tan estupefactos.

Zygaena sarpedon  (Hübner, 1790), alas parcialmente transparentes y cíngulo rojo abdominal

Las Zygaenas son como brujitas en el mundo mariposil, unas preciosas y vivarachas mariposillas del suborden Heterocera, nombre que suena menos mal que el de polillas, incorrectamente usado por algunos como sinónimo de heteróceros;  pequeñitas ellas, apenas 20mm de longitud alar, con unos colores vivos  que van más allá de una simple casualidad cromática: son combinaciones aposemáticas, es decir, una mezcla de colores llamativos, fáciles de ver y recordar como una advertencia de “Peligro, mantenerse lejos”.  El aposematismo es como un antónimo del mimetismo: unos animales se protegen mimetizándose, confundiéndose con el entorno, mientras que otros se “aposematizaron” en su evolución adoptando unos colores que resaltan su presencia alarmante -la RAE me puede anatematizar por decir eso-;  es una estrategia relativamente frecuente en el reino animal, como mecanismo de defensa de algunas especies ante posibles predadores que, supuestamente, recuerdan desagradables experiencias previas al atacar a individuos “aposematizados“. Parece que esa alarma se transmite por los genes, es decir, que los supuestos atacantes saben de nacimiento eso de “nene, caca” con algunas combinaciones aposemáticas. Aunque la RAE no reconoce lo aposemático ni sus derivados, muchos depredadores sí reconocen sus efectos.  La inteligencia de los seres inferiores es así de simple.

Posiblemente, Zygaena fausta (Linnaeus, 1767), con rojos-anaranjados, pálidos, quizás, por vejez

El color más llamativo de las Zygaenas es el rojo, más o menos vivo, del naranja al grana, porque varía entre las 22 especies de Zygaenas que hay nominadas en España, aunque la diferenciación de algunas de ellas sea casi imposible sin ayuda de un microscopio para observar sus genitalias.  Los lunares, manchas y bandas distribuidas por las alas y abdómenes de las diferentes especies destacan sobre fondos oscuros, algunos con brillos azulados más o menos patentes.  No se debe pensar que los colores azulgranas o blaugranas sean tóxicos per se, aunque últimamente parezcan serlo, al menos,  en ambientes deportivos, pero eso son otras historias…

Zygaena fausta (Linnaeus, 1767),  mostrando ligeros tintes azulgranas

“… Te crees que eres una bruja consumada
y lo que pasa es que estás intoxicada;
y eso que dices que ya no tomas nada,
pero me dicen por ahi: “Que sí, que sí, que sí, que sí”…

Y así terminaba “Veneno en la piel”, antes del pegadizo estribillo…

Anuncios

4 comentarios to “Veneno en la piel”

  1. Miguel said

    Genial una vez más, tanto la prosa como la técnica fotográfica. Me pregunto si el ácido cianhídrico que contienen es suficiente para intoxicar a alguno de sus depredadores.

    • P. Camacho said

      Hola, Miguel
      Buena pregunta. Imagino múltiples respuestas y dolores… quizá ese estudio podría ser un interesante tema de Tesis doctoral algo macabra, pues supongo que se tendrían que utilizar técnicas de “alimentación forzada” o de envenenadores…
      En lo poco que he leído de Zygaenas, los especialistas en ellas citan algunas especies -arañas e himenópteros- que las tienen en su dieta preferente, ampliando la extensión de aquello de que “Hay gente pa’ tóo…”
      Gracias por tu comentario e interés en el asunto.

  2. Coincido: genial, una vez más. Una magnífica entrada, instructiva y con bonitas imágenes e incluso un toque de humor. Muchas gracias por mostrarnos a estas bellezas y hacerlo de este modo tan entretenido.

    Un saludo!

    • P. Camacho said

      Hola, Rafa
      El mérito es de ellas, como tú bien sabes. Yo hago las fotos que me dejan, escribo algo de lo bueno que me recuerdan y les agradezco lo que me hacen olvidar…
      Gracias por tu comentario.
      Saludos cordiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: