Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

Con aspecto de danaides

Posted by Pele Camacho en 9 abril, 2012

Según cuentan algunos documentos de apariencia fiable, la primera referencia a las protagonistas de esta entrada fue su presentación en sociedad como Papilio (Danaus) belia, en 1767, sirviendo de modelo una hembra enviada a Linnaeus por el cónsul sueco en Argel, que denominó “Barbaria” al lugar donde la encontró. Otros ejemplares -machos e individuos jóvenes- con el mismo origen geográfico y fechas de captura fueron denominados Papilio (Danaus) eupheno, creyendo que eran especies diferentes. Belia y Eupheno son nombres mitológicos griegos de dos de las cincuenta danaides, las hijas de Dánao que desposaron y “despacharon” en la mismisima noche de bodas a 49 de sus 50 primos, por lo que fueron condenadas al castigo eterno de transportar agua para llenar un tonel agujereado que no se llenaría nunca.

Hembra de Anthocharis euphenoides, libando en una flor de Diplotaxis  (jaramago) 

(Picar en las imágenes para verlas con más resolución)

Los nombres de algunas danaides, también llamadas belides, supuestamente muy bellas, sirvieron a Linneo para denominar a varios taxones de mariposas, pero con el interés que suscitó en la antigua Grecia el mito de Dánao con sus hijas y sus sobrinos -que apenas fueron yernos- los nombres de las danaides o belides fueron diferentes para Apolodoro, Hyginius y Ovidio, los cronistas mitológicos que las citaron inventando separadamente 150 denominaciones para las 50 beldades conyugicidas.

Pareja de Anthocharis euphenoides, mostrando sus reversos en actitud pacífica… ¿Cuál es el macho?

Ya en tiempos más modernos, la edición de 2002 de la Guía de mariposas de Europa de Tolman-Lewington denomina “Bandera española” a la Anthocharis belia (Linnaeus, 1767), aunque se indica que es una especie distribuida solamente en el Magreb, un espacio nada europeo; como de pasada, al final de la descripción de esa especie se añade la variación Anthocharis belia euphenoides (Staudinger, 1869) distribuida por casi la totalidad de la península ibérica y una estrecha franja de la Francia mediterránea; sin embargo, la denominación popular difundida internacionalmente es Provence Orange Tip, como si la zona relevante ¿? de ella fuera la actual Provenza francesa.  Por aquí abajo, se la conoce como “Banderita española” y algunos llegan a considerar una subespecie “andalusica”, una mariposa llamativa donde las haya, inquieta, que gusta revolotear entre matorrales y pendientes, siendo algo dificililla de fotografiar.

Macho de Anthocharis euphenoides,  justificando su referencia a la enseña nacional

Actualmente, aunque no sé desde cuándo, la denominación válida es la simplificación Anthocharis euphenoides (Staudinger, 1869), quedando restringida la Anthocharis belia para la magrebí, denominada también “Morocco Orange Tip” y considerada como especie diferente.  El nombre eupheno, considerado sinónimo de belia, se descartó hace tiempo, aunque Staudinger intuyera que era una “belia con aspecto de eupheno”, de lo que derivó la denominación de “belia euphenoides“. Otto Staudinger (1830-1900) fue un entomólogo alemán que, además de observar los aspectos taxonómicos, se dedicó de manera intensiva e internacional a coleccionar y comercializar colecciones de insectos a cualquier institución pública o particulares interesados en el asunto, un ejemplo de actividad mercantil que, probablemente, hoy sería declarada ilegal por el riesgo, más que posible, de atentar contra la biodiversidad.

El nombre del género Anthocharis, derivado del griego –άνθος– anthos, flor  y  -χάρις- charis, gracia, carisma, es un nombre bien-sonante, apropiado para describir el atractivo de la veintena de especies de este género, de las que solo cuatro vuelan por Europa, sin la belia magrebí. La denominación data de 1833, con el consenso de Boisduval, Rambur, Duméril y Graslin, cuatro renombrados entomólogos franceses que decidieron por aquel entonces diferenciar especies, renombrando parte de las integradas en la gran bolsa lineana de las Papilio (Danaus). Poco después, en 1835, Duponchel denominó la familia Pieridae y la subfamilia Pierinae que, mucho más tarde, acogió a la tribu Anthocharini. 

Con tantas denominaciones y renombramientos, cabe pensar que es algo muy complicado eso de poner nombre a las  mariposas…  ¿o no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: