Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

Bishos con ojos a rayas

Posted by Pele Camacho en 18 septiembre, 2012

Dice la sabiduría popular que las desgracias nunca vienen solas. Y si no, que les pregunten a los egipcios, de los que se cuenta que tuvieron diez  plagas seguidas, una de ellas con unas langostas que arrasaron todos los vegetales del entorno hasta llevar el hambre a los egipcios.

Anacridium aegyptium (Linnaeus, 1758), con mandibulas devoradoras y ojos rayados como “entre rejas”

(Picar en las imágenes para verlas con más resolución)

Fueran de la misma especie o no -cualquiera sabe, después de tantos siglos- los entomólogos de nuestra moderna civilización llamaron Anacridium aegyptium (Linnaeus, 1758) a una de las langostas que, de vez en cuando, se dejan caer por algunos países donde la hambruna es casi habitual y les recuerdan esa circunstancia con alguna plaga como aquella de los egipcios. En los tiempos actuales, las plagas de moda son más sutiles y las llevan a cabo individuos degenerados de la especie “superior”, de  una variante a la que podrían denominar “Speculatorium financierum”  o algún otro latinajo parecido, aplicable también a esos personajes de guante blanco y alma negra que, según dice un ministro metemiedos y recortador, son los “hombres de negro”  que llevan al hambre a muchas familias, víctimas de la plaga.

Calliptamus barbarus (Costa, 1836), una especie polimórfica con potencial explosivo

Tal vez, las langostas egipcias fueran las que ahora se llaman Calliptamus barbarus (Costa, 1836), una de las langostas polimórficas de alas rojas que merodean por nuestras latitudes. Al parecer, cuando las condiciones del verano les resultan favorables -¿?- pueden tener una explosión demográfica de consecuencias fatales para la agricultura. En otros aspectos de nuestra sociedad moderna, surgen cíclicamente otras explosiones fatales provocadas por unos “barbarus” que crean burbujas explosivas a las que nadie ve ni oye, pero que se sufren, porque siempre acaban estallando. Pienso que, quizás, algunos de esos “barbarus” tengan algo que ver con aquellos a los que aquí llamaron “barbaros del norte” que se han transformado en especies polimórficas a las que ahora se llama “mercados”, “merkeles” y cosas afines de las que pocos entienden, aunque los “medios” las repitan machaconamente, millones de veces, como si la repetición fuera, también, otra plaga.

La mirada “entre barrotes” de un Eyprepocnemis plorans (Charpentier, 1825)

Como no hay dos sin tres y el mundillo de las langostas es muy amplio y variado, además de las anteriores especies de ojos rayados, por aquí pulula también el Eyprepocnemis plorans (Charpentier, 1825) al que algunos llaman “saltamontes llorón” por esas marcas a modo de lagrimales escurridos de sus ojos rayados. Por similitud con el mundo animal, otra de las plagas en nuestra sociedad evolucionada es una amplia y variada gama, o sea, polimórfica, de los “homo sapiens” a los que vendría bien un latinajo genérico del estilo Mangantis elegans que englobaría a subfamilias como las de Politicastrus corruptus y Banquerus codiciosus que, aunque no tengan ojos a rayas, merecen trajes a rayas y vestirlos tras los barrotes de unas celdas con catre, lavabo e inodoro… pero esas son otras historias, casi de ciencia ficción, porque la justicia, ya se sabe…

Anuncios

4 comentarios to “Bishos con ojos a rayas”

  1. Coincido en lo de los trajes a rayas y la celda con catre… pero yo los dejaba sin inodoro, para que sufrieran de verdad xD
    Unos bicharracos muy simpáticos (ahora hablo de tus fotos). Me gusta sobre todo el bárbaro. Debe ser su encanto salvaje, supongo.
    Además, los otros dos tienen una mirada que no me hace sino sospechar de sus intenciones.

  2. Hola Pele, se agradece volver a verte y leerte. Aunque plagas, al menos son elegantes, digo las langostas.
    Hay otras, que también mencionas, que no se conforman con comer. Hacen lo mismo que esos himenópteros que te pican, te atontan y te encierran en un agujero, manteniéndote vivo para que estés fresco y jugoso mientras te devoran poco a poco… Nos seguimos viendo.

    • Hola Guadarramistas
      A todos los cerdos les llega su San Antón, y a esos también, quizás antes de lo que esperan, porque hay otoños fríos y otoños calientes…
      Preparad las cestas y a “Bosco”, que llegan las setas.
      ¡Buen otoño!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: