Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

Transparencias y reflejos

Posted by Pele Camacho en 1 marzo, 2013

Lepidóptero, aunque suene al griego de hace muchos años, no era el apelativo que usaban aquellos griegos para las mariposas. Fue Linneo, en 1735, quien acuñó la palabreja en referencia a ese polvillo que queda en los dedos cuando se agarra por las alas a una mariposa; recuerdo esa sensación de cuando yo lo hacía, hace ya más años de los que quisiera…

IMGP1833_1200_820KNDetalle de un ala de Charaxes jasius (Linnaeus, 1767), mostrando sus escamas imbricadas

(Picar en las imágenes para verlas con más resolución)

Ese polvillo microcópico que-queda-en-los-dedos no es más que un montoncito desparramado de escamas microscópicas – las lepis, lepidos, o λεπις, λεπιδος– que Linneo consideró como una característica o atributo común a todas las alas de las mariposas; pero siempre hay una excepción que confirma una regla: hay lepidópteros sin escamas, “alépidos“, que -imagino yo- podrían haber dicho aquellos griegos de entonces. Para decir “la verdad y solo la verdad” -cosa que últimamente no practican políticos y políticas, con explícita alusión a los dos sexos- el maestro Linneo tenía un pelín lejos la excepción de la regla, así que su vocablo está más que justificado y admitido, máxime ante lo que ahora pretenden que se admita, oyendo lo que mendaces machos y hembras dicen “a pelo”, sin escamas y sin vergüenza… pero no iba yo a ese charco, aunque siempre  me meta en alguno.

IMGP5243_1200_1262KN Greta oto, (Hewitson, 1854),  un ninfálido del Nuevo continente

A lo que yo iba: que allende la mar océana, por tierra mexicana y centroamericana, mayormente, hay criaturas con forma y comportamiento de lepidóptero, pero con alas sin escamas y, para mejor demostración y exhibición de ellas, las muestran al desnudo y con la transparencia natural de sus membranas voladoras, y eso y así digo porque recuerdan aquellas de otros órdenes voladores, como el de los himenópteros así llamados por considerar que sus alas membranosas son lo más común entre las especies de ese orden, aunque también ahí hay excepciones que van hasta sin alas, y si no, miren a las hormigas…

IMGP5292_1200_1199KN ¿Reflejos o transparencias?  Su mezcla y contraste las embellece mutuamente…

En los tiempos modernos, los homosapiens han hecho posible que los trópicos puedan estar casi en cualquier parte, en forma de jardines botánicos e invernaderos, zoológicos…  y mariposarios; así que, cuando llueve, nieva o ventea de manera pertinaz, es posible echar el rato aquende, viendo yerbas y bishos de allende. Es el caso de las criaturas que aquí veis y así posaron: las Greta oto, (Hewitson, 1854), con un garbo evidente, aunque no tengan detrás ese apellido que otra Greta llevó. Hay quien dice que a estas Gretas les viene el nombre de un esmalte transparente  -como sus alas- usado en alfarería para vidriar… tal vez sí, aunque no apostaría yo por tal causa o coincidencia; pero en lo de “oto”, ni vestigios de su origen encontré, y así queda el reto de oto para otro…, y si alguien lo sabe, se agradecerá que lo diga.

Por lo demás, la criatura es un ninfálido en toda regla: con sus cuatro patas y un par atrofiado, para llevar la contraria en aquello de “hexápodos”. Se la llama “espejitos” en sus países de origen y “glasswings”  por el mundo angloparlante. Entre sus costumbres está la de alimentarse en fase de oruga con plantas tóxicas y metabolizarlas de modo que el efecto perdure en la fase de imago, con el doble propósito de alejar predadores y generar feromonas para asegurar la continuación de la especie. Cuando llega esa época, los machos organizan una especie de ritual de cortejo colectivo denominado “lekking” que, traducido en breve, es como una exhibición de poses o un desfile de pavoneos en un “tontodromo” donde compiten los machos en edad de servicio para ganarse el favor de las espectadoras en edad de merecer, que se decía años ha.

IMGP5294_1200_1110KNGarbo y figura de Greta oto en otra pose

Y para terminar, volviendo al asunto del inicio que quedó un poco en el aire -como las mariposas- :  ¿entonces, cómo llamaban aquellos griegos a las maris?… pues se dice por ahí -y parece que esto sí es verdad- que las llamaban ψυχη,  que sonaría algo así como “psyché“. Sea coincidencia o no, hay por aquí una mari, al menos, que arrastra en su nombre una traza de ese apelativo milenario: la Glaucopsyche melanops, (Boisduval, 1828), pequeñita y pizpireta, inquieta y bailarina, toda una auténtica y genuina “pinpilinpauxa“…

IMGP1576_1200_1376KNGlaucopsyche melanops  (Boisduval, 1828), reflejando la luz en sus escasas escamas glaucas

¡Eh! ¡eh!…¡oiga! ¿qué es eso de “pinpilinpauxa“? pues es una palabra euskera, onomatopéyica y preciosa, tanto que fue elegida en 2010 como palabra más bonita del euskera… y significa, precisamente, MARIPOSA. Puestos en ese plan, podría decirnos algún gallego -o gallega, claro- que “bolboreta” -MARIPOSA, en galego– no es menos bonita y que también fue elegida -no sé en qué año- la palabra más bonita del galego.

Pues ahí quedan las cinco palabras –lepidóptero,  ψυχη,  mariposa,  pinpilinpauxa, bolboreta– y las cinco fotos, para que ustedes elijan la que más les guste… Ea, ya…

Anuncios

3 comentarios to “Transparencias y reflejos”

  1. Hola!
    Pues elijo la 3ª por los reflejos y esa espiral, aunque la 4ª también es preciosa.
    Seguramente la segunda foto fue la última toma que hiciste a esa mariposa ¿acierto? y ya diré por qué.
    Y creo que tengo una foto de la última -de este verano- la buscaré.
    Saludos

  2. Hola, Chelo
    Las tomé en el orden que aparecen, ;-(, ;-(
    A ver si la que tienes de la última es una melanops o una alexis”,ésta última es más difícil por aquí abajo que allá arriba.
    Saludos y buena primavera

  3. Dije que la 2ª foto sería la última toma por la posición de las patas, porque me pareció que las tenía estiradas, luego me he dado cuenta que no, que sólo es la patita derecha de atrás.
    Resumiendo: cuando las haces una foto con flas se “mosquean” y estiran sus patas y siguen así bastante rato. En fin… una tontería ese primer comentario que hice 😦 😦
    Tengo pendiente el buscar la mariposa.
    Buena primavera para ti, también

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: