Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

Ofrenda a unas diosas

Posted by Pele Camacho en 7 junio, 2013

En los orígenes de la mitología griega, de la unión de Urano -el Cielo- y Gea -la Tierra- nacieron seis titanes y seis titánides. Una de las titánides era Themis, responsable de mantener el orden, las leyes y las buenas costumbres en el entorno divino.  En aquel grupo tan reducido, dioses y diosas se emparejaron a gogó, y así, el todopoderoso Zeus, hijo del titán Cronos y la titánide Rea, se emparejó con su tía Themis (*) y nació Dice, a la que los romanos llamaron Iustitia, y así llegó a nuestra cultura la enemiga de todas las falsedades y defensora de las leyes y de la Justicia a la que dio nombre.

Con aquella mezcla de divinidades tan prêt-a-porter, cada mitógrafo contó el asunto a su manera y, en nuestros días, parece que el concepto romano de Justicia se asocia a la diosa Themis, mientras que Iustitia y Dice han quedado en un segundo plano.

Desde la noche de los tiempos, los homosapiens han querido estar a bien con dioses y diosas. Para ello, según los tiempos y culturas, ofrendaron a sus dioses desde doncellas y donceles hasta modestos cestos con frutas y flores… y hasta fotografías de libélulas hembras, que llevan el nombre de Themis, como un honor a la dignidad de los objetivos que representa esta titánide o diosa titánica.

(*) En la mitología hebrea  -hasta donde yo sé- Caín y Abel no tenían hermanas, ni tías ni primas, entonces… ¿cómo se continuó la especie?

IMGP4781_1200_729KN_SM A  Themis, diosa madre, una hembra madura de  Crocothemis erythraea

(Picar en las imágenes para verlas con más resolución)

Como si fuera la más hembra de todas las libélulas, en las hembras de Crocothemis erythraea (Brullé, 1832) hay un elemento que destaca al final del abdomen: la prominente espina vulvar con la que se enganchan a la genitalia secundaria de sus machos. Es una libélula rubia y llamativa, hermosa y fuerte, como podría imaginarse a Themis.

El origen del sufijo “-themis” en el nombre de algunas libélulas no está claro: es posible que se aplicara a un género concreto con el origen mitológico comentado y que se continuara en otros géneros con algunas características comunes, como se aplicaron, por ejemplo, los sufijos “etrum” o “cnemis” a otras familias.

IMGP8839_1200_1102KN_SM

A  Iustitia, la diosa romana con venda en los ojos, una hembra joven de Brachythemis leucosticta

Se suele representar a la Justicia como una dama con ojos vendados para no dejarse influir por el aspecto de los “presuntos”. Las hembras de Brachythemis leucosticta  (Burmeister, 1839) presentan en sus ojos unas bandas que recuerdan, en su aspecto y en su grafía, la venda que cubre los ojos de la Justicia. Podría servir como ofrenda para aquella diosa romana de segunda generación.

IMGP8919_1200_1432KN_SMA Dice, diosa de la justicia en el mundo humano: una hembra de Selysiothemis nigra sobre una dura roca

Las  hembras de Selysiothemis nigra (Vander Linden, 1825) posan frecuentemente en el duro suelo o en hierbas casi rastreras, como si buscaran su sustento a baja cota, un hecho comprobado en sus primas Brachythemis;  “Dura lex, sed lex”, dice un latinajo clásico en muchos recintos donde fiscales, jueces y juezas, supuestamente, deben preparar e impartir la Justicia: “La Ley es dura, pero es la Ley”, como si de una roca se tratara.  Pero, injustamente, en el mundo humano parece que la ley no es igual de dura para todos: es más dura para algunos y, sobre todo, muy leeeeentaaaaa… para otros, tan lenta que, a veces, el delito prescribe o el “presunto delincuente” se muere sin terminar de ser juzgado, después de mucho-marear a la Justicia aunque ésta llevara venda.

En sus representaciones artísticas, Themis tiene una balanza en una mano para medir el desequilibrio del hecho a juzgar y una espada en la otra mano para castigar a los delincuentes.  Ya referí en una entrada anterior que libélula viene del latín libellula, un diminutivo de libella que era, a su vez, diminutivo de libra, la balanza de dos platos que lleva la Justicia. Parece que el nombre original de libellula se le puso a los odonatos porque, como las balanzas, son capaces de mantenerse en equilibrio en el aire, batiendo sus alas sin desplazarse.

IMGP9949_900_828KN_SMMacho joven de Trithemis annulata, manteniendo en equilibrio la posición de obelisco

Las poses en obelisco de algunas libélulas, como las Trithemis annulata (Palisot de Beauvois, 1807),  permiten observar una simetría, un equilibrio que recuerda el de una balanza en reposo, pero no es fácil para mi imaginación encontrar una imagen de libélula que evoque a la espada de la Justicia.

Como ser un dios debe ser chollo, algunos mortales de la variedad homolistos, con aspiraciones ambiciosas y sobrados de soberbia se endiosaron a sí mismos y, al socaire de ciertas organizaciones, surgieron individuos de “medio pelo”, aunque algunos con bigotes, patillas, melenas o medio calvos que, saltando sobre las buenas costumbres y las leyes, intercambiaron ofrendas tan variopintas como caudales públicos, coches, viajes, trajes, bolsos, “gramitos de caviar”… y hasta confetis. En estos tiempos, años después de los hechos -“en diferido”, que dicen por ahí- la Justicia, dando muchas vueltas, les busca las vueltas con su espada desenfundada, pero esas son otras historias.

Anuncios

6 comentarios to “Ofrenda a unas diosas”

  1. Ars Natura said

    Bonito repaso histórico, mitológico, etimológico y odonatológico, si se puede decir esto.

    Un saludo.

    • Hola, Goyo
      Sí, siguiendo, muy rápidamente, la estela de los acontecimientos históricos desde aquellos felizmente inventados hasta los más recientemente perpetrados… para disfrutar viendo las agradables sorpresas que nos dan los seres “inferiores” que tú bien conoces.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos

  2. Klaus said

    Hola Pele. Muy original y creativo como unes la mitología a nombres y características de estos bichillos. Y fabulosas la fotos. Un abrazo – Klaus

    • Hola, Klaus
      Me gustaría tener acceso a los “memoranda” que harían los padres de la entomología, para saber como se inspiraron para ponerles los nombres con los que hoy conocemos a los bishejos, pero deben estar muy ocultos en algunos archivos de la Historia Natural reservados a los expertos. Un poquito de imaginación y…
      Esta primavera, con más viento que bishos, no me está dejando reponer los fondos gráficos.
      Salud y buen tiempo

  3. Hola Pele:

    No sabes la alegría que he tenido al encontrar tu blog por casualidad. Estoy absolutamente impresionado por tus fantásticas imágenes y especialmente por lo bien que escribes. Leerte es una gozada. Lo primero que me ha venido a la cabeza al entrar en tu blog ha sido la palabra CALIDAD en todos los sentidos. ¡Enhorabuena!

    Voy a poner un enlace en mi blog. Espero que no te importe.

    Un cordial saludo de un viejo cyber-amigo:

    Juan Bibiloni

    • Hola, Juan
      Un honor tener un comentario de uno de los pioneros del espacio ciber-natural hispano. Recuerdo bastantes excursiones por tu “jardin-mundani”, cuando apenas había webs donde alguien diera nivel a la naturaleza. Blogs como ese son modelos para cualquiera que quiera decir algo de yerbas o bishos, chicos o grandes.
      Un placer, tu blog y un honor -lo repito- tu comentario.
      Saludos cordiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: