Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

No ni ná…

Posted by Pele Camacho en 16 octubre, 2013

Alguien podría decir: En otoño casi no hay insectos…

Y alguien, en Andalucía, podría contestar:  “No ni ná…  ¿Lo entenderían?

Puestos a decir, se dice que dos negaciones hacen una afirmación, lo que podría necesitar explicación, pero en eso del “no ni ná” hay tres negaciones, porque el “ná” no es más que un “nada recortao”, o sea, una apócope -para no decir un metaplasmo, que suena mucho más feo- una figura de dicción que cambia el sonido o pronunciación de una palabra cambiando parte de su final, pero sin cambiar su significado.

IMGP3522_1200_1030KNUn díptero, picado del polen de un Colchicum lusitanum, fácil de confundir con un Colchicum autumnale

(Picar en las imágenes para verlas con más resolución)

Así las cosas, si dicen que “en otoño NO hay insectos” y se responde con un “NO” a secas, pueden entender que, efectivamente, “NO hay insectos”; pero resulta que en los Montes de Málaga, por ejemplo, SÍ hay insectos en otoño y, si las respuesta fuera un “SÍ” seco podrían entender que, efectivamente, era correcto lo de “En otoño NO hay insectos”, lo que sería falso, porque de hecho aún hay muchos -valga como muestra los que aparecen en las fotos de esta entrada- y cabe una respuesta supuestamente menos confusa que un SÍ o un NO, por ejemplo, “no ni ná”.  Y algunos, definitivamente, podrían no entender  “ná de ná”…

IMGP3482_1200_958KNChrysolina bankii (Fabricius, 1775), un pequeño coleóptero, crisomélido, andando sobre la flor seca de un cardo

También se podría responder con un “anda que no…”, que viene a ser lo mismo que decir: hay “tela” de insectos o hay ”cantidá” de insectos que, quizás se entiendan algo más, aunque no por todos los supuestos hispanohablantes. Recuerdo una novelita muy simpática, “La tesis de Nancy”, de Ramón J. Sender, acerca de la forma de entender  el “andalú” por Nancy, una americanita de Pennsylvania  que viene a Sevilla a preparar la tesis que complete sus estudios de español. Los diálogos con el gitano Curro, su novio sevillano,  los juegos con el doble sentido de las frases y las palabras son la gracia de la novela, porque ahí están las claves -y los chistes- que indican el nivel de comprensión y dominio de un idioma o dialecto.

IMGP3675_1200_800KNLas claves amarillas de un macho jovencito de Sympetrum fonscolombii

Tal vez, en lugar de “no ni ná”, alguien respondiera con un “no, qué va”, que en eso de “ir” recuerda un poco aquello de “andar”, que viene a ser parecido, aunque la mente anglosajona de aquella Nancy podría entender cualquier cosa sorprendente, malinterpretando alguna de las 38 interpretaciones o acepciones de “ir” o las 27 de  “venir” que da la RAE, en sus modos activos o reflexivos, claro…

IMGP3684_1200_942KNLa librea roja de un macho adulto de Sympetrum striolatum

Quizás con un “No pocos” pudiera entenderse que “SÍ hay insectos en otoño” pero, entonces, ¿Qué sentido tiene decir el “no ni ná”?  Pues mire usté, no es fácil de explicar, pero se dice por ahí lo que yo, más o menos, interpreto por aquí: en el origen y gestación de la triple negación, se quería decir algo así como “NO es cierto lo que usté dice, NI se parece en NÁ a lo que pasa”, o sea, que “sí hay insectos, y no pocos, sino muchos”. Yo he puesto aquí una muestra de odonatos, de los que vi cinco especies el pasado lunes 14 de Octubre de 2013, aunque no todas se dejaron fotografiar por este fotógrafo, ni mucho menos los otros bishos que vi, mas chiquititos e inquietos que los que en esta entrada aparecen.

IMGP3657_1200_710KNEl final de un bishoverde, engullido por una hembra de Sympetrum striolatum

Las Sympetrum striolatum (Charpentier, 1840), adolescentes y veteranas, hembras y machos eran las más abundantes y fotogénicas, pero también había mariposillas, coleópteros, dípteros, hemípteros…  en fin, que de insectos, NO NI NÁ,  y espero que ustedes lo entiendan.

Anuncios

11 comentarios to “No ni ná…”

  1. Pues evidente que en primavera hay muchos más, pero cierto es que también en otoño lo hay, y que como a ti te paso no todos se dejen hacer una foto, pues yo vi varias libélulas de las cuales solo pude hacer dos fotos, un monton de mariposas, especialmente la Colias crocea, que tampoco me dejo hacer una agusto, y dípteros, arañas, varios opiliones, escacabajos, chinches (estos prácticamente estan todo el año escepto con la llegada del frío), himenopteros, saltamontes, mantis religiosa, y alguna cosa más, como ves fuerón bastantes y variadas, por eso creo que sí que los hay en otoño y baastantes, mi paseo fue el 12 de octubre

    • Esta mañana me he dado una vuelta por uno de mis paraísos foteros y he notado un “bajón”, pero aun se mueven las fonscolombiis haciendo “corazoncitos”, como si fuera primavera…
      Buen fin de campaña y, ahora, a comer setas garantizadas, que es la “fruta” de temporada.
      Saludos

  2. Pele, las fotos son fantásticas, pero si tengo que serte sincero el texto me ha gustado mucho más. Antes de leer tus explicaciones sobre el “no ni ná” yo ya había entendido su significado. Los 14 meses que viví en Andalucía durante la mili me dejaron huella y llevo tu tierra y sus gentes en el corazón. De ahí que esté escribiendo el relato novelado de los moriscos gaditanos de Grazalema y Ubrique de alrededor del año 1500. Ya voy por el capítulo nº 23.

    El castellano andaluz está lleno de matices bellísimos y tiene una riqueza fonética extraordinaria. En muchos pueblos se conservan sonidos que ya se han perdido en el resto de la península, como la V fricativa dentolabial que la inmensa mayoría de peninsulares pronuncian como una simple B labiolabial (Vino a ver la vaca verde que comía avena por Bino a ber la baca berde que comía abena).

    El típico deje o acento andaluz con su bellísima musicalidad, su J aspirada casi inaudible (Herez por Jerez, p.e.), su Z tan bonita (Zi ezo zi por Si eso si ), el seseo en algunos pueblos (Lo sapato asule por Los zapatos azules) y la ausencia de S fonética final de palabra (Do Hermana por Dos Hermanas, Tre Iho por Tres hijos, p. e.) que tanta gracia hace a todo el mundo no es más que la herencia fonética de los moros andalusíes, que quedaron como esclavos en su propia tierra tras la reconquista. Hablaban ANDALUSÍ, un árabe con una fuerte influencia del bereber norteafricano y bastantes vocablos de los íberos y romanos anteriores a la conquista musulmana del Al-Andalus. El andalusí también se hablaba en el Algarve portugués, Extremadura, Castilla La Mancha, Murcia, Valencia, sur de Aragón y sur de Cataluña y también en las Islas Baleares que pertenecían al Califato de Córdoba. Tras la reconquista los cristianos viejos venidos del norte prohibieron a los moriscos hablar en andalusí, al que llamaban despectivamente Algarabía. La inmensa mayoría de palabras se perdieron pero quedaron como legado la música y la fonética. Un saludo.

    • Hola, Juan
      Algo he leído por tu blog de esos moriscos del capítulo 23. Cuando se escribe algo sobre un poso de sentimientos y recuerdos como los que apuntas, seguramente su lectura dejará, también, un buen recuerdo.
      De esos restos de fonética y dialecto, recuerdo a un amiguete de Huelva, compañero de estudios en la “Villa y Corte” de los madriles: su acento era tal, que los colegas de más allá de Despeñaperros apenas entendían lo que decía. Fué una de las primeras sorpresas que me llevé con el “andalú”.
      Un saludo y buen otoño

  3. Klaus said

    Gracias, Pele, por dejarlo bien claro. Había supuesto que significaba algo así, pero una cosa es suponer, y otra saber… Por cierto, en alemán hay una contestación específica para contradecir preguntas negativas: “doch” (muy práctico). Por aquí suele haber bastante vida otoñal, después del casi desértico verano, aunque este año resulta menos que otros, por la falta de lluvia desde las tormentas a finales de agosto. Muy interesante el comentario de Juan. No sabía que además de ilustre botánico es también novelista. Un abrazo – Klaus

    • Hola, Klaus
      He ido a mi Langenscheidt wörterbuch, para ver algunas acepciones más de ese simple “doch” que yo recordaba. Imagino que, como tú dices, permitirá hacer mucha florituras con lo que le preceda y suceda… )-; )-;
      Por aquí viene suavón el otoño, pero ya casi se puede estar un par de horas en el campo sin sombrero.
      En efecto,con Juan te puedes perder leyendo sobre los cultivos del Jardín mundani y, por lo que se lee, también en los cultivos moriscos de su imaginación.
      Saludos y buen otoño: ya he probado las primeras setas de cardo y vienen muy buenas.

  4. Gracias, Klaus. Un abrazo.

  5. El comienzo del otoño es un buen momento para salir al campo y fotografiar, también lo creo así. Octubre parece un comienzo de primavera, con una temperatura agradable, lluvias, setas, insectos, algunas flores de otoño. Me llama la atención la cantidad de mariposas nocturnas que estoy viendo estos días. Eso sí, por aquí, en cuanto empiecen los primeros fríos, ná de ná.
    Magníficas fotos Pele, ese bishoverde merendao por la striolatum está de cine. En cuanto al texto, te diré que entre la reinante vulgaridad de lo que se suele ver, leer y escuchar, entrar en este espacio tuyo es como tratar el cerebro con un bálsamo curativo. Un abrazo Pele.

    • Hola, Ángel
      Pues estoy echando en falta las lluvias, porque de ellas dependen los “hongos” que, en la cultura popular de por aquí, son comestibles (Agaricus campestris, Pleurotus eryngii, y Lactarius deliciosus), porque lo demás son “setas” que, como su nombre indica en dicha cultura, son malas y se prestan a “aliños, apaños y brujerías”…
      Los bishos van de capa caída, pero algunos se resisten y han venido hasta mi casa para que los saque el la web.
      Gracias por tus comentarios y que el otoño sea agradable y largo.
      Un abrazo

  6. Hola;
    A primeros de octubre también hemos podido ver las Sympetrum -fonscolombii por el embalse del Ebro: http://www.biodiversidadvirtual.org/insectarium/Sympetrum-fonscolombii.-img522646.search.html

    Como en este otoño no había visto tantas libes, pequeñas mariposas, saltamontes y arañas pero nada más, el resto “con cuentagotas” que decimos por aqui.

    Buenas tomas las que has hecho por los montes de Málaga.
    Saludos

    • Hola, Chelo
      Ya se empiezan a despedir y, poco a poco, los vientos, las nubes y los eclipses, parecen ir espantando a los pequeños bichejos de los sitios que hace casi un mes no visitaba.
      Ahora tendremos que ir sacando a flote ficheros medio olvidados de tiempos ¿mejores? con más calores.
      Saludos, buen otoño y buena lumbre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: