Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

Posts Tagged ‘himenópteros’

Devotos impíos

Posted by Pele Camacho en 19 octubre, 2016

Dentro de la clase Insecta, el orden Mantodea tiene unas características diferenciadoras que parecen evidentes hasta para los profanos: sus poses recuerdan las de algunos devotos creyentes que pliegan sus brazos en posición orante o de plegaria. Pero esa pose es la paciente preparación para un ataque inmisericorde, sin piedad, a muerte, para cualquier bichejo que se ponga al alcance de esas patas con apariencia de pose reverente, pero con intenciones impías.

imgp4505_1200_1075knEn pose sumisa, con patas plegadas y prestas al salto: Una Sphodromantis viridis (Forskal, 1775)

Los miembros de la orden Mantodea son los mantodeos, un nombre que me recuerda a filisteos, saduceos, fariseos… nombres bíblicos que, casi perdidos mis recuerdos, eran un poquito “malos” en aquellos párrafos bíblicos donde se hablaba de ellos. Pero los mantodeos no son malos para los humanos: ni pican, ni muerden, ni son plagas… simplemente, son carnívoros y devoran las piezas que capturan con esas patas delanteras que proyectan como pinzas punzantes con alta velocidad. Otros artrópodos, como algunos arácnidos o himenópteros, paralizan a sus víctimas con un quelícero o un aguijón de efectos químicos inmediatos; los mantodeos paralizan, bruscamente, por los efectos mecánicos de sus pinzas. En la Naturaleza hay miles de alternativas para comer y vivir.

imgp4500_1200_1386knSphodromantis viridis, con su mancha dorsal blanca y sus pinzas artilladas de púas, camuflada entre verdes

Lo de mantodeos les viene de las Mantis, uno de sus géneros más destacados, con representantes archifamosos en nuestro país de profundas raíces religiosas, de las que salieron nombres populares como el de “santateresitas” para la especie Mantis religiosa, en la que hasta los entomólogos -quizás no tan creyentes- cayeron en la comparación casi inevitable a la hora de buscarle un nombre. Mantis, según dicen algunos, viene del griego antiguo -como tantos otros nombres- donde significaba adivino, profeta… en el sentido que se aplica al usar quiromancia, otra palabra con la misma raíz.

imgp2934_1200-_knMantis religiosa -(Linnaeus, 1758),  la que da nombre a un orden

Pero en la familia mantidae, o de los mantidos, hay subfamilias como la amelinae, en la que está clasificado el género Ameles. Como representante de esa subfamilia, en las fervorosas tierras de allende y aquende la mar mediterránea se deja ver la Ameles spallanzania, nominada en honor del naturalista italiano Lazzaro Spallanzani. Las Ameles hembras se caracterizan por tener un abdomen rechoncho y respingón, en el que descansan unas alas muy cortas, inútiles para volar. Pero su cabeza triangular, sus enormes ojazos con “pupila” diminuta y, sobre todo, sus patorras delanteras son de puro mantido.

imgp2980_1200_knHembra de Ameles spallanzania – (Rossi, 1792), en paciente espera

Los machos de Ameles son algo más esbeltos que sus hembras y tienen alas suficientemente largas para un corto y ruidoso revoloteo, pues no destacan apenas por su capacidad de volar. La foto siguiente muestra un ejemplar macho de Ameles picteti, otra especie de la subfamilia.

imgp7160_1200_knMacho de Ameles picteti – (Saussure, 1869), dispuesto a revolotear

Y para terminar esta entrada con referencias o matices religiosos, ahí queda un ejemplar de Iris oratoria, también conocida popularmente como Mantis mediterránea, casi una copia reducida de la Mantis religiosa, en la forma y en el nombre, pues casi tanto da religiosa como oratoria.

imgp9481_1200_knIris oratoria – (Linnaeus, 1758), esperando en pose de apariencia reverente

Y es que parece como si la naturaleza y algunos entomólogos, hubieran puesto a los mantodeos para recordar  a creyentes y agnósticos que, desde tiempo inmemorial, en todas las latitudes hubo dioses que marcaron las vidas presentes de los Homo sapiens con la promesa futura de goces eternos o la amenaza de suplicios sin esperanza: el temor a hechiceros, brujos y santones de muchas santas instituciones, carentes unos y otras de cualquier atisbo de santidad y, a veces, con fanáticos guardianes de verdades eternas,  propiciaron desde suplicios psicológicos hasta guerras santas.  Pero esas son otras historias de triste recuerdo o dolorosa actualidad.

Anuncios

Posted in Mantodeos | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 Comments »

Sílfides y sírfidos

Posted by Pele Camacho en 12 enero, 2015

En las culturas primitivas, el aire fue uno de los cuatro elementos considerados para explicar el origen del Universo y la humanidad. Esas ideas perduraron hasta que los alquimistas del siglo XVI fueron descomponiendo partes del cuarto elemento -la tierra- con la ayuda del tercero -el fuego-, contaminando suavemente a los primeros, es decir, al agua y  al aire, mientras buscaban su piedra filosofal.  Y así, entre mitos, magias y humos físicos, de los humos mentales de aquellos alquimistas medievales surgieron las sílfides, unas criaturas etéreas, casi vaporosas, unos espíritus femeninos asociados al aire que algunos homosapiens imaginaron según sus ideas artísticas, musicales por ejemplo, tal como usted puede ver y escuchar si pica en este enlace→ Las sílfides de Chopin .

Los japoneses, que no disponen del sonido “ele” en su fonética, al pronunciar palabras foráneas como “sílfide” usan una especie de “ere” suave que las transforma en “sírfides”, recordando a los sírfidos, unos dípteros de vuelo casi mágico que algún fotógrafo asocia con el  cadencioso e imaginario vuelo de las sílfides.

IMGP4425_1200_798KNScaeva mecogramma (Bigot, 1860),  en la mágica quietud de un rápido batir de alas

(Picar en las imágenes para verlas con más resolución)

Aunque solo disponen de dos alas  y, casi ocultos bajo ellas, un par de balancines cuya función apenas se conoce,  una característica de muchos sírfidos es su impresionante capacidad para volar velozmente en cualquier dirección y sentido, o para quedar como suspendidas en el aire, lo que les ha merecido el calificativo de “moscas cernidoras”.

IMGP2600_1200_1041KNEristalinus taeniops (Wiedemann, 1818), con unos ojos a rayas que facilitan su identificación

La familia Syrphidae (Latreille, 1802), o de los sírfidos, según la ordenación taxonómica actual, contiene varias subfamilias que integran a unos 200 géneros donde hay más de 5000 especies. No es fácil identificar algunas especies sin observar sus detalles al microscopio, en el supuesto de que se tienen conocimientos para hacerlo. Pero también es cierto que hay aspectos morfológicos como tamaño, colores y otros detalles espectaculares de su anatomía que permiten identificar algunas especies que, de vez en cuando, se dejan ver en nuestro entorno.

IMGP6374_1200_1048KNXanthogramma marginale (Loew, 1854),  camuflada de avispa

Los sírfidos son un ejemplo de mimetismo batesiano, un fenómeno que se observa en muchas especies y, particularmente, en algunos dípteros inofensivos cuyo aspecto recuerda al de himenópteros más agresivos, mayormente avispas, que disponen de un aguijón con el que atacan o se defienden de otros depredadores. Ese mimetismo, posiblemente, sea el resultado de la evolución de algunas especies para evitar así el ataque fácil de otras, temerosas de las consecuencias letales de un aguijonazo defensivo. 

IMGP7211_1200_873KNMyathropa florea (Linnaeus, 1758),  una visitante de flores en plena faena libadora

Es frecuente ver a los sirfidos libando entre las flores y, por eso, se las conoce también como “moscas de las flores”;  su importancia como polinizadores complementa la de otros insectos libadores mucho más famosos, sobre todo en áreas donde la escasez de flores no atrae a esas famosas melosas que buscan una mayor productividad en sus procesos extractivos.

IMGP6369_1200_839KNEristalis similis (Fallén, 1817), mostrando su probóscide chupadora

Aunque no producen miel como las abejas Apis mellifera, los sírfidos necesitan néctar para reponer sus reservas de la energía que necesitan para volar y vivir; además, las hembras necesitan polen para el proceso metabólico que consigue la maduración de los huevos de los que saldrá la siguiente generación. A diferencia de la glosa o lengua de aspecto triangular de muchos himenópteros, muchos dípteros disponen de una especie de trompa o probóscide chupadora, fácilmente observable en la mosca doméstica que, aunque díptero, no es sírfido, sino múscido

Los chinos, que no disponen del sonido “ere” en su fonética, al pronunciar sírfidos, los transforman en unos  “sílfidos” que pueden inducir a confusión, porque el masculino de sílfide no es sílfido, sino silfo, como ya matizó alguno de aquellos imaginativos alquimistas medievales. Pero esas son otras historias…

Disfrute usted de un feliz 2015, y que dípteros, himenópteros y otros bishos inofensivos le ayuden a pasar ratos agradables sin acordarse de peligrosos bichos bípedos, de manos largas y guantes blancos.

Posted in Dípteros | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 Comments »

Hasta las cejas…

Posted by Pele Camacho en 6 abril, 2013

La influencia de la cultura griega clásica es tan intensa en las culturas occidentales que hasta las “cejas” de su lenguaje han llegado a nuestros días.  Parece que aquellos griegos declinaban “Ophrus u Ophrys” al hablar de sus cejas, e imagino yo a un taxonomista pensativo, frunciendo las suyas mientras observaba el contorno de los ojos negros de la mariposa verde -contornos que parecen párpados, aunque tampoco- y dejándose caer con lo de Callophrys, que significa algo así como “bellas cejas”. El nombre debió gustar mucho y quedó tan bien que otros siguieron la idea y lo tradujeron para llamarla “cejialba” que, mirando a la criatura, puede ser más comprensible y aceptable para los que se cuestionan estos apelativos tan rimbombantes.

IMGP6520_1200_881KN

Callophrys rubi (Linnaeus, 1758), la “cejialba”

(Picar en las imágenes para verlas con más resolución)

De paso, quiero decir yo, estoy “hasta las cejas” de tanta agua como está cayendo,  porque con tanto chaparrón invernal y primaveral no hay ni sol ni bishos que se dejen ver, salvo esta atrevida Callophrys rubi (Linnaeus, 1758) que se dignó sorprenderme en un descanso entre nubarrones, mostrando esas escamas que parecen verdes, aunque -según dicen los expertos- es una ilusión óptica creada por efectos de la refracción de la luz en sus escamas, que cambian los tonos de verde según el ángulo con que se las mire. Doy fe de que eso es cierto.

IMGP6204_1200_1077KNOphrys atlántica,  polinizada por el himenóptero Chalicoma parietina

Pero no todo va a ser negativo -aunque muchos y algunas parecen empeñarse en que lo sea- ni aunque llueva tanto, porque como si se manifestaran también en una campaña para llevar la contraria, los bulbos de otras Ophrys, humedecidos a tope, revientan y muestran unas espectaculares orquídeas, anunciando una primavera explosiva para cuando las nubes dejen que salga el sol.

IMGP6822_1200_1206KNOphrys scolopax, polinizadas por himenópteros Anthophoridae del género Eucera

¿Y qué tienen que ver esas orquídeas Ophrys con las cejas?  Pues no he captado mucha luz en ese campo, y tengo que suponer -otra vez- que es cierto lo que dicen por ahí, del taxonomista de turno que se fijó en los pelillos que tapizan o bordean los labelos de algunas Ophrys,  y que de ahí les cayera el nombre a ese género orquidial.

IMGP5353_1200_1065KNOphrys tenthredinifera, polinizadas por varios himenópteros del género Eucera

Algo hay en los pelillos, o en los labelos, que atrae a taxonomistas y a himenópteros polinizadores, pues se dice que cada Ophrys tiene un himenóptero que la poliniza, llevándose adheridos los pegajosos polinios de unas a otras, aunque vaya usté a saber si es cierto que eso ocurre porque el aroma de la orquídea de turno se confunda con la feromona que engatusa al zángano o “abejo” que allí acude o, simplemente, porque le guste el néctar que tenga la orquídea…

IMGP5747_1200_1147KNOphrys speculum, polinizada por la avispa Dasyscolia ciliata

Ophrys y Callophrys son primicias primaverales y un lujo para la vista, algo merecido después de tanta agua y tantos zánganos –yzánganas– aguafiestas, de los que podría decir con aplomo que me tienen “hasta las cejas”, con su ineptitud y sus corrupciones, cayendo de nuevo en otro “charco”, pero es que hay tantos que, tal vez, algunas de mis amigas y amigos lectores podrían recordar algunas cejas (^!^) que, no ha mucho tiempo, fueron famosas: la mente es libre y las asociaciones de ideas, también.

Posted in Flora atípica | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 Comments »