Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

Posts Tagged ‘William Kirby’

Una de caballitos

Posted by Pele Camacho en 12 septiembre, 2016

Caballitos del diablo, un apelativo cuyo origen no he sabido o podido encontrar. Debió ser idea -imagino yo-  de un personaje medieval, quizás un fraile aficionado a los bishos y con cierto temor al “más allá” donde diablos con cuernos y cola puntiaguda aguardan a mortales pecadores.

Podría haber titulado “Una de zigópteros”, nombre que acuñó Selys de Longchamp en 1854 para el suborden de los odonatos que posan “con las alas juntas”, pero las modelos de esta entrada no posan así, aunque son “zigópteros” por otras razones. Y tampoco me pareció apropiado traducir los vocablos “damselflies” o “demoiselles” que usan angloparlantes y francoparlantes para referirse a las especies del suborden citado, porque “Una de señoritas” podría tener interpretaciones sesgadas. Y así quedó el título en “caballitos”, sin ese diablo inventado por algunos antecesores de los que hoy dicen que el maligno no existe.

link_imgp6710_1200_kn

Pareja de Lestes dryas en equilibrio digital

A la vista del tamaño y esbeltez de la pareja que se muestra en el soporte “digital” de la foto anterior, no me parecen desafortunados los apelativos ingleses y franceses: no se puede negar la elegancia y fino talle de las protagonistas, capaces de contorsionarse en una postura que solo podrían emular practicantes de gimnasias olímpicas.

La especie Lestes dryasKirby 1890 no es muy frecuente por debajo de los Pirineos, y menos aún por debajo de Despeñaperros, donde el pasado Julio fueron avistadas las que se muestran en esta entrada. Son escasas las citas de la especie por aquí abajo, pero haberlas, haylas.

dryas-macho_imgp6439_1200_kn

Macho de Lestes dryas entre juncos

Como en otras muchas especies de odonatos, los machos de Lestes dryas son más espectaculares y llamativos que las hembras: sus ojos azules resaltan en las zonas umbrosas donde suelen volar y posarse sigilosamente entre hierbas bajas y juncos de ribera, retando al fotógrafo a enfoques, ajustes y contorsiones que hubieran sido más fáciles al sol.

dryas-hembra_imgp6700_1200_kn

Hembra de Lestes dryas  haciendo ejercicio de barra en junco

Si las hembras de Lestes no son más escasas que los machos lo aparentan, porque están ocultas y dan la impresión de que solo se levantan con la presencias de machos o fotógrafos inoportunos. No tienen rasgos identificadores que permita diferenciarlas a simple vista de las hembras de otras especies de Léstidos de tamaño similar;  o quizás sea la falta de experiencia de algún fotógrafo por la escasez de encuentros con ellas.

lestes-barbarus_1200_kn

Hembra de Lestes barbarus

No es raro que después de un safari fotero, al intentar separar y clasificar las fotos nos cuelen algún gol por las escasas diferencias que comentaba antes. Cuando aparece una especie que era minoritaria donde otras fueron las protagonistas, es fácil llevarla a la misma carpeta y, casualmente, encontrarla por algún rasgo que resalta en la pantalla del ordenata y que apenas era observable entre hierbas y sombras. En este caso, el aviso lo dieron los pterostigmas, esas “manchas alares” situadas casi en las puntas de las alas. Observen las diferencias entre los pterostigmas de la Lestes barbarus con las de las Lestes dryas.

Los pterostigmas, según concluyen algunos investigadores, tienen una función estabilizadora del vuelo en determinadas condiciones: son celdillas que, aparte del color, tienen un espesor y peso diferente de otras celdillas del ala. Parece que actúan como contrapesos estabilizadores y, aunque sea difícil de imaginar, ayuda ver ejemplos como las pastillas de plomo que se fijan en las llantas de los coches para evitar vibraciones a cierta velocidad. Otro ejemplo menos conocido son los contrapesos de uranio empobrecido que llevaban -no sé si aún los llevan- en algunas partes móviles de las alas y colas de aviones como el Jumbo 747, o para evitar vibraciones de flaps, slats o alerones a las velocidades de vuelo de esas fortalezas voladoras. Se supo de esos trozos de Uranio 238 -70% más denso que el plomo- al encontrarlos  entre los restos de varios accidentes de Jumbos. Pero esas son otras historias.

Posted in Odonatos | Etiquetado: , , , , , , , , , , | 4 Comments »

Trithemis kirbyi malagueña

Posted by Pele Camacho en 24 mayo, 2010

La libélula Trithemis kirbyi (Selys, 1891) es originaria de zonas áridas de África. Se la ha visto en lugares tan distantes como Namibia, Egipto, Arabia y hasta incluso en India.  El nombre que tiene se le asignó en honor de William Kirby, (1759-1850), un humilde clérigo inglés al que se considera como el fundador de la Entomología moderna. Su principal trabajo fue Monographia Apum Angliae, un estudio sobre las abejas en Inglaterra, escrito con una orientación científico-religiosa, que le introdujo en el mundo científico relacionado con los insectos. Es igualmente famosa su “Elementary Text-book on Entomology”, una excelente colección de más de 650 dibujos de insectos, entre los que apenas hay libélulas, publicada en 1885, así como “An introduction to Entomology”, un libro de 555 páginas, publicado en 1818.

Al parecer, es la última libélula que se ha incorporado a la lista de las 78 especies del orden Odonatos de la península ibérica. Hasta no hace mucho su presencia era casi desconocida y apenas existían referencias de ella en España, donde se la cita por primera vez en 2007. Posteriormente, los entomólogos españoles Cano Villegas y Conesa García, en 2009, en el número 44 del Boletin de la SEA, publican un artículo sobre la Expansión de la Trithemis kirbyi en la provincia de Málaga.  Cabe decir que, consecuentemente, apenas hay fotografías de la especie tomadas en nuestro país.

Los machos adultos tienen su tórax y abdomen de un color rojo intenso que recuerda al del macho de la Crocothemis erythraea, aunque son algo más pequeños y más esbeltos que los machos de ésta última especie. Sus elementos diferenciadores más significativos son las amplias manchas ambarinas en la base de sus cuatro alas, mayores en los machos que en las hembras, y los pterostigmas relativamente pequeños y de color negro.
Como cabía esperar, la evolución del color de su cutícula depende de la edad y del espesor del recubrimiento de pruina.  En las fotos adjuntas de un macho inmaduro, se puede apreciar que pasan por un color anaranjado que, en un par de semanas, llegará a ser de un rojo vivo. Las fotos  fueron tomadas cerca de Málaga, el 22 de Mayo de 2010, a las 11:50 horas.  No se vieron más individuos de esta especie en un tiempo de exploración de casi dos horas.

Fue el baron Michel Edmond de Sélys Longchamps (1813-1900), un rico aristócrata nacido en París, pero de nacionalidad belga, quien asignó el nombre científico de la Trithemis kirbyi en 1891 en honor a William Kirby.
Sélys fue considerado el principal experto en libélulas de su tiempo, siendo el autor, entre otras obras, de Monographie des Libellulidées d’Europe (1840) y Revue des Odonates d’Europe,(1850). Fue uno de los creadores de la Sociedad belga de Entomología en 1856, viajero incansable por Europa y miembro de honor de muchas sociedades entomológicas de su tiempo. Tuvo una enorme colección de Neurópteros y Ortópteros y asignó nombre científico a más de 1000 especies, lo que posteriormente causó confusión porque los criterios de aquel tiempo no tenían la corrección que se ha conseguido con estudios posteriores.
Llegó a ser presidente del senado belga en el periodo 1880-1884.  Es admirable la capacidad que tienen algunas personas para organizar y aprovechar su tiempo y hacer tantas cosas en su vida…

Posted in Odonatos | Etiquetado: , , , , , , , , | 2 Comments »