Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

Archive for 6 noviembre 2012

¡Va por ustedes, maestros!

Posted by Pele Camacho en 6 noviembre, 2012

En esto de las fotos de libélulas llevo apenas cinco años. De los comienzos tengo gratos recuerdos: las primeras búsquedas y los primeros encuentros, los “ésta no la tengo”, las “me falta la hembra”  y el buscar charcos nuevos con culebras desapercibidas y bajo riesgo de chapuzones, tareas en las que sigo, aguantando unos años con menos agua que otros.

¡ Hoooolaaa… ¡  ¡Bueeenaaassss…!   ¿Me conocen ustedes?    ¿Nooo…?

Picar en las imágenes para verlas con más resolución

Pero hay también recuerdos de las primeras fotos que me empicaron, que me dejaron con la boca abierta y los párpados pillaos: fueron las fotos de libes que colgaban mis maestros, las de Iñaki Mezquita, de Ángel Sánchez y de Carlos Tovar, a los que pongo en orden alfabético porque no recuerdo el de sus fotos, aunque si recuerde algunas que a veces rebusco entre sus galerías en Mirada Natural.

¿Vale así  Sr. fotógrafo?   ¿qué?   ¿ que tampocooo…?

Las libes son unos bishos simpáticos, tragones, peleones y con un vuelo que pa’ que conta’, aunque algunas se pasan de acrobacia para desesperación de fotógrafos, porque unas posan, otras… bueeenooo y unas cuantas… ¡pufff! …

Es que soy un poquito tímido…

Creo que no se puede decir que los odonatos tengan gestos expresivos: su cabeza y su cara están como esculpidas en una máscara quitinosa inexpresiva -parecidos aparte, claro-, pero su cuerpo de artrópodos les permite poses y giros sorprendentes, no solo en los tándems “acorazonados”, sino también cuando tuercen sus cabezas, sus segmentos, o sus alas  y sus patitas para volar y sujetar a sus presas.

Sí, sí… eso de la genitalia secundaria me tiene hechas cisco algunas lumbares…

Su vida de pocas semanas parece estar orientada a la continuación de la especie, sobre todo en esos machos que patrullan incansables por las charcas, mientras que las hembras parecen más comedidas, sosegadas… con el admirable instinto que se aprecia en las de algunas especies por el esfuerzo y meticulosidad de sus puestas; otras, sin embargo, parecen estar “missing”, como si se hubieran cansado de la persecución y acoso de sus machos y se hubieran ido no sé si a descansar o a reponer fuerzas, mientras ellos parecen revolotear nerviosos esperando a que ellas vuelvan.

Una dislocación de tobillo la tiene cualquiera…

Todos los machos de Sympetrum sinaiticum (Dumont, 1977) que posaron para esta entrada, revoloteaban nerviosos el pasado 22 de Septiembre, cerca de Málaga, abandonados por sus hembras, que estarían por ahí como perdidas y con las feromonas precintadas, escondidas por algún sitio a salvo de fotógrafos molestos.  A ver si el año que viene bajan por aquí mis maestros y me enseñan a buscarlas. Mientras tanto, como dicen en los ruedos: ¡Va por ustedes, maestros!

Posted in Odonatos | Etiquetado: , , , , , , , , , | 5 Comments »