Sorpresas y paisajes

Fotografías de lo que veo por esos campos…

Archive for 14 julio 2012

Chupópteros

Posted by Pele Camacho en 14 julio, 2012

Parece que todos los bichos cuyos nombres acaban en  “ptero” deberían tener alas, por llevar ese sufijo derivado del griego πτερον -“pteron”- que significaba “ala”. Pero el sentido figurado de los idiomas pasa por encima de esa idea formal y, a veces, encontramos vocablos como el título de esta entrada, que el diccionario web de la RAE define con acepción única y así de clara:

 Chupóptero  m. coloq. Persona que, sin prestar servicios efectivos, percibe uno o más sueldos.

con etimología de origen coloquial, probablemente, al asociar frases o expresiones de tiempos pasados, que también la RAE recoge:

chupar del bote  1. loc. verb. coloq. Sacar indebidamente provecho material de un cargo, una situación, etc.

pájaro de cuenta  1. m. coloqHombre a quien por sus condiciones hay que tratar con cautela.

pajarraco  2. m. coloqHombre disimulado y astuto.

Estas dos últimas expresiones coloquiales son, quizás, las que han puesto “alas figuradas” a los chupópteros.

En el contexto económico actual, nuestros socios europeos del norte -que tanto están “ayudando” en la crisis- han recomendado -exigido- que España haga 32 cosas -mandamientos- que suponen, en parte, una “reforma de la administración” pero, de momento, los “expertos” celtibéricos que hablan con tales socios entendieron que la reforma suponía “suspender una paga extraordinaria de los funcionarios”.

Yo supongo, también, que “los socios” y “los mercados” -que son los mismos- quieren algo más profundo y duradero, algo relacionado a la reducción de chupópteros celtibéricos, mayormente enchufados y enchufadas con carnés de partidos que, como dice la RAE, “sin prestar servicios efectivos… sacan provecho de un cargo”, pues muchos y muchas solo están de comparsa socialmente inútil, para aplaudir o abuchear sin riesgo ni responsabilidad, porque para eso les pusieron en algunas listas o cargos públicos prescindibles por su mínima utilidad, pero con “uno o más sueldos”. Eso dicen los académicos de la RAE, que saben bastante de la vida celtíbérica y de los coloquios de la gente. Pero como los “expertos” son tan listos y astutos, ellos sabrán por qué están haciendo lo que hacen, deshacen y dejan de hacer… ¿o no?

En entradas recientes comenté sobre “Picotazos y mordiscos” de bichos “Fementidos y taimados” que aguardan a víctimas inocentes para morderles, picarles o chuparles sus humores vitales. En la naturaleza hay muchos bishos chupadores cuya vida depende de lo que chupen de otros y, así, el nombre de algunos de ellos, como garrapatas o sanguijuelas chupa-sangres, se aplica como calificativo a personas que se aprovechan, que chupan o chulean el conocimiento, el esfuerzo, el trabajo de sus semejantes. Pero, dejando aparte tales bichos asquerosos y comportamientos rufianescos, podemos ver en la naturaleza a otros bishos que también chupan todo lo que pillan.

Un asílido rubio, al acecho de algún bichejo inocente al que chupar las entrañas

(Picar en las imágenes para verlas con más resolución)

Un paradigma entre los insectos chupadores es la familia de los asílidos,  la muy numerosa familia  asilidae dentro del orden Diptera, o de los dípteros. Los angloparlantes las llaman “robber flies”, que viene a significar “mosca ladrona o atracadora”. Son difíciles de identificar con precisión, pues hay más de 7.000 especies con sutiles diferencias entre ellas y muchos detalles de mal aspecto similar: son bishos peludos, de unos 15-20 mm de longitud, a los que suele verse con alguna víctima de su instinto predador.

Un pequeño coleóptero, Heliotarus ruficollis, víctima facilona de vuelo lento.

Los asílidos no parecen ser muy exigentes para alimentarse: tienen una trompa o probóscide dura, capaz de atravesar los exoesqueletos de muchos insectos, o que saben buscar sus intersticios para inocularles una ponzoña muy activa que no solo los paraliza rápidamente, sino que además disuelve sus entresijos al descomponer las células por procesos enzimáticos similares a procesos digestivos externos. Dicen que no atacan a los homosapiens, pero no sé qué pasaría si lo hicieran. Supongo que habrá habido algún intento científico para saberlo y que, tal vez, los resultados no eran éticamente publicables. No he encontrado nada de ese tema y me extraña.

Un asilido negruzco, después de trincar a un pequeño díptero.

Sus largas patas erizadas de espinas les confieren una gran capacidad para agarrar a sus presas al vuelo y colocarlas a modo fácil de sus apéndices “picadores-chupadores”. El proceso posterior de absorción de los entresijos de las víctimas suele ser más lento y, para ello, son capaces de volar con sus víctimas agarradas hasta un lugar tranquilo, libre de fotógrafos inoportunos…

Una mosca trincada, picada y succionada por un peludo personaje de tétrico aspecto  

En fin, que hay chupadores y chupópteros, que no son lo mismo ni actúan de igual manera: unos tienen alas y cazan al vuelo; otros son “pájaros de altos vuelos”, pero sin alas; los primeros atacan a sus semejantes y los “liquidan” interiormente y en sentido fatal, dejando sus exoesqueletos medio huecos; los segundos atacan a sus congéneres de forma más sutil, con engaños y propagandas plagadas de sonrisas, pero luego les ahuecan el bolsillo, amargando la existencia de sus víctimas y de su entorno… 

Anuncios

Posted in Dípteros | Etiquetado: , , , , , , , , , | 2 Comments »

La Roja, los rojillos y otros importantes

Posted by Pele Camacho en 3 julio, 2012

No hace mucho, un presi dijo “…vamos a superar a Alemania e Italia…”, y añadió “en renta per cápita” y se pasó de optimista, claro, porque si hubiera dicho “con la Roja” habría hecho un pleno, pues parece que la Roja es casi lo único capaz de dar alegrías colectivas a este país pluriengañado y pluscuamrecortado. Sí, hacía tiempo que este país no disfrutaba un alegrón colectivo como el del domingo con la Roja; casi desde los mundiales de Sudafrica, diría yo… que apenas soy futbolero, porque en aquellos tiempos de burbujas sin reventar, la euforia rebosó con los rojillos y hasta los odonatos subieron de tono en una entrada que titulé ”La Roja y una roja -pica para verla-”.

El día de la final de la Eurocopa 2012, la emoción y los nervios también estaban en rojo, subiendo un punto más cuando a los 13 minutos Silva marcó el primero de los rojillos, de un cabezazo, como si fuera un Ceriagrion tenellum que, mirando a derecha e izquierda, hubiera visto como el balón le venía de Cesc y donde tenía que ponerlo. Y lo hizo. El primero: 1-0.

Ceriagrion tenellumSilva, minuto 13, de cabeza, ¡1-0!

(Picar en las imágenes para verlas con más resolución)

El segundo se retrasó hasta los 41 minutos, con un pase magistral de Xavi a Jordi Alba, una centella que hizo un sprint por la zurda, superó al defensa italiano y se coló en picado ante el portero “azzurro”, como si fuera un Sympetrum sinaiticum. Imparable de velocidad y puntería. ¡Hala, al descanso con un 2-0 en la mochila!

Sympetrum sinaiticum: Jordi Alba, minuto 41, como una imparable centella roja   ¡¡ 2-0 !!

Los azzurros salieron peleones al segundo tiempo y San Iker  tuvo que revalidar su prestigio. Empezaron los cambios para mantener el impulso y el niño Torres entró cuando apenas quedaban 15 minutos de partido. El “niño” va sobrado de eso que en Física se conoce como “cantidad de movimiento”, el producto de la masa por la velocidad: es como un Crocothemis erythraea, grandote y con reprise; Xavi le pasó un torpedo y  Torres se puso “a bola de pichichi” de la Eurocopa con el 3-0.  Quedaban menos de 10 minutos y aquello estaba cantao: las gradas rojas berreaban de gustirrinin.

Crocothemis erythraea: niño Torres, minuto 83, su tercero es el  ¡¡¡ 3-0 !!!

Y entró Mata cuando apenas quedaban 5 minutos; parecía que era una entrada “testimonial”, pero le puso empeño y el niño Torres, con un toque mágico de tobillo, le pasó un regalo redondo a pocos metros. Y Mata remata dos minutos después de entrar al campo, Torres cede su pichichi y la roja consigue el 4-0. Es la guinda del partido, roja como un Pyrrhosoma nymphula.

Pyrrhosoma nymphula: Mata remata, minuto 87, la guinda del  ¡¡¡¡ 4-0 !!!!

La UEFA, organizadora del evento, proclamó ayer a Iniesta como el mejor jugador de la Eurocopa, ¡qué mostruo, el Andresito! como la Trithemis kirbyi, que en apenas cinco años ha conquistado media peninsula. 

Trithemis kirbyi: Andrés Iniesta, el mejor de la Eurocopa según la UEFA

¡Ah! pero no todos eran rojillos: alguien tenía que llevar el gualda de la enseña nacional y ese era Casillas, San Iker, que parecía un Sympetrum sinaiticum jovencito, de amarillo casi dorado. No se le puede negar que -penalties portugueses aparte- suyo es el mérito de los 0’s -ceros- conseguidos por los contendientes. Una suerte contar con él.

Sympetrum sinaiticum jovencito: Casillas, rápido como un relámpago. Portero de grana y oro.

Y no voy a cerrar esta entrada sin citar a Don Vicente del Bosque, tranquilo él, maestro de rojillos y, en buena parte, responsable de los éxitos de la Roja desde que el Madrid no le renovara por considerar sus “métodos obsoletos”.  Como el Mister en el campo suele vestir de gris oscuro, casi negro, la única libe que medio puede representarlo es el macho de Diplacodes lefebvrei, así que  ¡va por usted, maestro!

Diplacodes lefebvrei: Don Vicente del Bosque, el Mister, el Man for President

Dice hoy un “medio” que el Nobel de Economía Paul Krugman ha felicitado a España por la victoria y, también, que la “felicidad” que siente la población con un acontecimiento de este tipo puede ayudar a que se gaste un poco más y se experimente mayor “autoconfianza”. Sería el mejor remate: la Roja, el brote verde verdadero que necesitaba el país para romper la racha del “cuesta abajo y sin frenos”. 

Y en este contexto, le diría yo al Mister: “Don Vicente ¿por qué no se presenta a presidente?… no, por favor, no me diga que es hombre de pocas palabras, porque eso, como poco, indicaría que oiríamos menos mentiras de las que últimamente estamos oyendo, aunque ya no nos engañen, porque no es igual mentir que engañar… preséntese, señor, que votos no le faltarán, sacaría más votos que los “profesionales” de la mentira y, total, las cosas importantes que tendría que decidir en su mandato, las van a ordenar desde Bruselas o Berlín…” Menos mal que ganamos la Eurocopa, porque en lo demás, vamos apañaos…

Posted in Odonatos | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 7 Comments »

Picotazos y mordiscos

Posted by Pele Camacho en 2 julio, 2012

En la madre naturaleza hay tantos bishos que, lógicamente, podemos encontrar una enorme pluralidad de formas de atacar, defender o, simplemente, vivir cada especie a su modo y manera con los elementos que la naturaleza y la evolución les han dado. Ante tal cúmulo de posibilidades, es normal que los lenguajes de los homosapiens se queden cortos para expresar claramente la forma en que algunos bishos pueden actuar.

En nuestra cultura, quizás por costumbres poco refinadas o meditadas, se suele hablar de morder o picar, sin entrar en más matices, y así, un bisho que en un sitio “muerde”, en otros sitios “pica”, en el supuesto que no sea de los capaces de dar tanto picotazos como mordiscos, “con uñas y dientes”, pues parece que morder se asocia a dientes o mandíbulas y picar a elementos puntiagudos como uñas, aguijones u otros apéndices punzantes. Hay quien propone que morder se asocie con acciones relacionadas a elementos en la zona de la cabeza, pero ese concepto –pienso yo- llevaría a decir que muerden tanto los ofidios con sus colmillos punzantes, como los mosquitos con su probóscide chupadora o las arañas con las uñas punzantes de sus quelíceros… mientras que picar quedaría relegado con acciones de “popa”, con aguijones como aquellos de abejas, escorpiones o similares y, por tanto, dejarían de picar las aves con su pico.  El mordisco -según la RAE- se asocia a “pedazo que se saca de algo mordiéndolo” y, entonces, los ofidios no morderían, pero si algunos homosapiens, bichos que, también según la RAE, “sacan beneficio de algo a lo que dan el mordisco”  ¿Le suenan de algo esos “mordiscos”, amigas y amigos lectores?… allende los mares se habla también de “mordidas”, con un significado parecido a lo que aquende pasó con algunos que no han pasado del banco al “banquillo” por cosas de la justicia y “presunciones de inocencia”, pero esas son otras historias…

Doña Megascolia maculata flavifrons, mostrando su lengua y sus mandíbulas abiertas

(Picar en las imágenes para verlas con más resolución)

Buscando animales más nobles, podríamos encontrar una hermosa hembra de Megascolia maculata flavifrons (Fabricius, 1775), con su porte de casi 5cm de avispa, impresionantes tanto en pose como en vuelo. Cuando mira al fotógrafo de frente -aunque consciente de sus armas puede estar, simplemente, ignorándolo- es posible observar que delante de su boca dispone de dos impresionantes garras puntiagudas que recuerdan las de cualquier rapaz o felino: son sus mandíbulas y detrás de ellas puede verse su glosa o lengua de himenóptero.

Mandíbulas cerradas y glosa retraida

Según el medio donde se mueve, puede verse como cierra y abre esas mandíbulas-garras, como si buscara algo que pinchar o trinchar para comerlo después. Mis conocimientos de himenópteros no llegan lejos y no sé si en esas garras hay algún canal conectado a cualquier glándula cargada de ponzoña paralizante, aunque supongo que un simple pellizco, agarrón, mordisco, pinchazo… con esos dos garfios, aunque no saque el pedazo, debe ser, como poco, doloroso y, tal vez, para ir a urgencias, por si acaso…

Glosando entre los huecos de la manta de hierbas acuáticas

Las hembras de Megascolia maculata flavifrons tienen dos antenas negras y más bien cortas, casi la mitad de largas que aquellas de sus machos cornilargos que mostré en una entrada anterior titulada ”Megabishos -pica para verla-”. Sin embargo, las hembras tienen una especie de aguijón del que carecen los machos y que utilizan con “fines reproductivos” de particular crueldad: con él pican e inyectan sus huevecillos en el vientre de larvas de escarabajos Oryctes nasicornis, de modo que, al culminar su proceso de metamorfosis, las larvas de Megascolia que emergen de los huevos devoran internamente a las larvas de los Oryctes donde eclosionaron.

Parece que las hembras utilizan ese aguijón, u otro similar en su región de “popa” o “papo”, para atacar o defenderse de cualquier otro bisho que las moleste. Dicen que el picotazo a los homosapiens no es peor o más peligroso que el de una avispa común de nuestras latitudes pero, probablemente, el susto será mucho mayor, supongo yo…

Posted in Himenópteros | Etiquetado: , , , | 5 Comments »